Álex Peiró, Sumiller en Restaurante Casamar

“Cada vez se busca apoyar más vinos de pequeños “vignerons” o respetuosos con el medio ambiente que vinos de mínima intervención y máxima expresión del Terroir.”

Originario de Palafrugell, un encantador pueblo de la Costa Brava, Àlex Peiró tiene el restaurante en la sangre desde pequeño: nació en una familia dedicada al mundo de la restauración. Su viaje en el mundo del vino y de la gastronomía comenzó con pasos firmes y una sed insaciable de conocimiento. Hoy en día es el responsable de elevar la experiencia gastronómica del comensal, asesorando sobre vinos, en el Restaurante Casamar.

Sus primeros trabajos lo llevaron a Drolma, donde bajo la tutela de Alfred Romagosa, allí se sumergió en los detalles de la sala, aprendiendo que la excelencia radica en cada gesto, en cada interacción con el comensal. Fue un período de descubrimiento donde cada servicio se convirtió en una oportunidad para perfeccionar su trabajo y elevar las experiencias de los clientes.

La siguiente parada en su viaje lo llevó a la Bodega de Can Roca, donde tuvo el privilegio de trabajar junto a Josep Roca, una figura emblemática en el mundo del vino. Aquí, bajo la sombra de las viñas y entre las barricas de roble, Álex absorbió más que conocimientos técnicos; aprendió la humildad que se requiere para verdaderamente comprender y apreciar el vino en su esencia más pura. Cada botella era una historia, cada variedad un mundo por descubrir, y cada cliente una oportunidad para compartir su pasión con generosidad y humildad.

Su viaje culminó en el prestigioso restaurante Moo, donde el talentoso sommelier Roger Viusà lo introdujo en el fascinante universo del vino con una pasión contagiosa. Aquí, Àlex se sumergió en la complejidad de los viñedos, aprendiendo sobre las diferentes regiones, variedades y técnicas de vinificación. Cada cata era un viaje sensorial, cada botella una ventana a un nuevo mundo de aromas y sabores.

Desde 2007, Álex Peiró es el sumiller estrella en el restaurante Casamar, donde crea experiencias gastronómicas inolvidables para los comensales. Su compromiso con la excelencia, su humildad y su pasión por el vino se muestran en cada sugerencia que hace, en cada copa que sirve. Para él, el vino no es solo una bebida, es una historia que contar. Y en el Casamar, bajo su guía experta, cada cena se convierte en un viaje enológico que deleita los sentidos y alimenta el alma.

Hemos hablado con Álex para conocer un poco más sobre su trayectoria y sobre su visión y conocimientos del mundo del vino. Hoy, en Winerim Academy: Álex Peiró, sumiller en Restaurante Casamar.

1-¿Cuándo empezó tu interés por el mundo del vino?

Desde pequeño, mi familia siempre ha estado ligada al mundo de la hostelería

2- ¿Qué cualidades debe tener un buen sommelier?

Conocer perfectamente el mundo del vino y sobre todo mucha empatía para saber ofrecer a cada comensal el vino que más le guste.

3- ¿Cuál es el lugar más singular en el que has organizado o asistido a una cata de vinos?

Hace unos años hicimos una cata en la terraza del restaurante, en una noche de luna llena en la que Tom Mata de Recaredo nos “degolló” una botella de Turó d’en Mota.

4- Cuáles son las tendencias del mundo de la sumillería actual?

Creo que cada vez se busca apoyar más los vinos de los pequeños “vignerons”,, respetuosos con el medio ambiente que vinos de mínima intervención y máxima expresión del Terroir.

5-Háblanos de tus vinos favoritos: un blanco, un tinto, un rosado y un espumoso.

Blanco: Valentia de Còsmic, una carinyena blanca de una pequeña bodega del Empordà.

Tinto: Els Escurçons de Mas Martinet, una garnatxa que proviene de la vinya más alta en suelo de pizarra del Priorat.

Rosado: Can Ràfols dels Caus, merlot elaborado por un visionario que nos dejó hace muy poco Carlos Esteva, intenso con mucho carácter  y que huye de la moda de los rosados piel de cebolla

Espumoso: Turó d’en Mota enoteca 1999. Con 23 años de crianza con las levaduras, sin duda otra dimensión en el mundo de los espumosos de nuestro país, como siempre Recaredo va un paso más allá en las largas crianzas.

Fortificado: Áureo 1954 de De Muller, por la historia embotellada de sus soleras y la transmisión de la cultura de los fortificados del mediterráneo, de Tarragona.

Dulce: Bac de la Ginestera, de Vinya dels Aspres, una garnatxa dulce del Empordà que descansa durante 5 años a “Sol i serena” en damajuanes.

 

“No dejéis de probar siempre los vinos locales del lugar que visitéis”

6- ¿En qué debe fijarse una persona con poca experiencia en vinos a la hora de elegir uno para acompañar su comida?. Es decir, ¿qué regla/s básica/s debe conocer un comensal para elegir un buen vino?

Yo creo que si no somos expertos en vino lo mejor es dejarse asesorar por el profesional del restaurante o la tienda especializada. En caso de que no tengamos la opción, lo mejor es conocer tus preferencias. ¿Soy más de blancos o de tintos? ¿Me gustan con más fruta o con más cuerpo o más ligeros? ¿También me fijaría en la comida, en el tiempo que hace? Día  caluroso quizá entre bien un espumoso o un blanco. Y por último dependiendo de mis preferencias intentaría identificar que tipo de uvas o regiones se adaptan a mis sabores preferidos

7- Desmonta un mito que exista alrededor del vino y su maridaje con la comida.

Uno de los mitos más grandes: “vino blanco para pescado y tinto para carne”

Hoy tenemos muchos blancos con crianza y años en botella que tienen la estructura necesaria para maridar con platos de carne y tintos más ligeros de zonas más frías y que nos dan vinos más aèrios que pueden acompañar perfectamente platos de pescado.

8. ¿Qué requisitos debe reunir un vino para ser un buen vino?

Dar placer, es decir, no tener defectos. Transmitir la zona de la que proviene, el tipo de uva y el carácter de la persona que lo elabora.

9- Pasos que debemos seguir para catar un vino a un nivel amateur

Primero la fase visual, mirar que esté limpio, el color.

Después olor y ver que nos transmite, intensidad, tipo de frutas.

Luego el sabor, intensidad, fluidez, tacto.

10- El vino que más te haya sorprendido últimamente

Turó d’en Mora enoteca 1999

11- El mejor vino que hayas probado calidad-precio

Vernatxa de Celler Frisach, una garnatxa blanca de Terra Alta.

 

“Winerim hace que la carta sea mucho más viva y actual”

12-¿Carta de vino tradicional en papel o carta de vinos digital?

Siempre he sido de carta en papel, porque soy un poco romántico y porque las que había visto en digital no me convencían, pero la verdad que ahora trabajando con Winerim lo tengo clarísimo, digital.

13- ¿De qué manera Winerim te ayuda en tu trabajo?

Me permite introducir cambios de forma muy rápida, entrar y sacar referencias, actualizar precios, añadas.

En resumen hace que la carta sea mucho más viva y actual.

14- Por último, un consejo para cualquier amante del vino.

Dejaros aconsejar por los profesionales de cada restaurante o cada zona vinicola que visitéis.

No dejéis de probar siempre los vinos locales.

No perdáis nunca la curiosidad por probar vinos desconocidos y tener siempre la mente muy abierta a nuevos sabores y experiencias.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *