La carta de vinos de un restaurante confiere un elemento de prestigio que, en muchas ocasiones, puede pasar desapercibido si no tiene la apariencia adecuada.

En un mundo tan tecnológico como el que vivimos actualmente, es necesario adaptar este elemento al comensal del Siglo XXI, y hacer que su experiencia con la selección de la bodega sea tan impresionante como lo son los exquisitos platos del restaurante. El vino debe estar en un primer plano, debe tener valor, y ser la clave para el perfecto acompañamiento con la comida.

¿Qué ventajas confiere una carta de vinos digital?

Uno de los puntos que más preocupa a los responsables de los restaurantes con una extensa bodega de vinos, es el elevado coste de producción de una carta física, y el trabajo que conlleva modificar una de las referencias de su carta. Muchos restaurantes se ven obligados a imprimir su carta de vinos varias veces al año, lo que puede suponer una inversión superior a 1.000€ anuales.

La inversión en Winerim es infinitamente menor, y la carta puede ser actualizada en tiempo real en cualquier momento. Esto ayuda a que, si durante un servicio, una de las referencias de la bodega se ha agotado, en cuestión de segundos puede ser retirada de la carta para que el resto de comensales puedan realizar la selección entre las referencias disponibles.

Por otro lado, la carta digital de vinos de Winerim, a diferencia de una carta tradicional, ayuda al comensal a entender la selección que realiza de su vino, en base a sus gustos y preferencias. En la tradicional carta de vinos impresa, el comensal se enfrenta a un listado de vinos que, sin ser un entendido, no va a poder gestionar, y puede llegar incluso a abrumar. Está claro que el cliente cada vez reclama más información, y el restaurante necesita cubrir esa necesidad.

Las cartas de vinos de algunos de ellos son tan extensas que únicamente pueden cubrir esto con una carta de vinos digital. Una de las grandes ventajas de las digitales frente a las impresas es que puede contener toda la información necesaria para una mejor venta del producto, desde fotos, videos, información de las notas de cata…

<iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/Ji_bUxPXpmc" title="YouTube video player" frameborder="0" allow="accelerometer; autoplay; clipboard-write; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture" allowfullscreen></iframe>

Winerim, el sommelier digital

En definitiva, una carta digital no solo supone un impacto muy positivo de la imagen del restaurante de su cliente, sino que, además, ayuda de una forma clara y sencilla (y además con mejor protección sanitaria) a la elección del vino con toda la información detallada para el comensal.

Y, en este sentido, Winerim se ha desarrollado con todo lujo de detalles, para que cliente y restaurante encuentren todo lo necesario relacionado con la bodega del lugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.